11 nov. 2012

¡No quiero ser John Stamos!



CINCO RAZONES PARA ESTAR FELIZ CON LA VIDA QUE LLEVAS



(Disfruta de la lectura escuchando ‘Born to be alive' de Patrick Hernandez)


 


¿De adolescente pensabas que a la edad que tienes ahora serías rico, famoso, estarías rodeado de chatis macizorras o gozarías de los servicios de un jardinero mulato... que te pasara 'la podadora'? ¿Se ciñen más a tus pretensiones robar un Oscar que ganarlo? ¿Has acabado currando en un cubículo con cuatro hombretones más... y les has empezado a encontrar el gustillo? ¿Estás más cerca de aspirar que del Grammy... latino? Desde aquí, digamos: ¡SÍ!¿Y QUÉEEEE? ¡AL MENOS NO SOY JOHN STAMOS!

 


¿Por qué no queremos ser John Stamos? Entiéndelo y únete a esta nueva filosofía leyendo estas 'censillas' y razonables CINCO RAZONES.

 
1. John Stamos inició su carrera en Hospital General, pero adquirió notoriedad y fama en ese cutrerío de serie que fue ‘Padres Forzosos’. Allí daba vida al TÍO JESSE y unió su talento al grimosillo Bob Saget, el presentador por excelencia de la versión USA de ‘Vídeos de Primera’. Si quieres tener una carrera prometedora, tienes que cuidar con quién te relacionas, John... y tu pelo...



2. El Tío Jesse era el arquetipo de tío enrollaete, que no tenía intención de sentar la cabeza, follador nato y tan, tan rebelde que se desataba con su grupo a tocar canciones de The Beach Boys… ¿Se trataba de una broma de los guionistas o realmente era un personaje con la enjundia de una canción de Javi Cantero y la profundidad de una piscina infantil? Los guionistas de ‘Padres Forzosos’ eran unos ‘jachondos’, unos auténticos Victor Frankenstein del arco dramático. ¡Ale, ahí, a crear aberraciones! Total, es ficción.

 







 
3. Desde el punto de vista de la interpretación, John Stamos pasó de tocarse los güevos en ‘Padres Forzosos’ a hacerlo de forma grande y sin disimulo en los ‘teleflins’ de sobremesa. ¿Alguien se acuerda de alguno? Si ya fue un error pasar por esa serie, tirarse a cuchillo a conseguir papeles en telefilms fue una muestra de inconsciencia juvenil y retozona, como una portada del ABC con la Duquesa de Alba. Igualico. 







4. Y lo que podía haber sido el mayor triunfo de toda su vida, fue un paso más hacia la hostia más monumental y sin estilo. Efectivamente, John Stamos se casó con la macizorra Rebecca Romijn, useasé, Mística en la saga ‘X-Men’. El bueno de Johnny pasó de ser conocido como 'aquel pavo que salía en la serie de las Olsen' a serlo por estar casado con una Mutante. Rebecca fue lista y duró poco a su lado.

 
 

 







 
5. Diréis que en estos últimos años ha aparecido en  ‘Glee’ y ‘Dos hombres y medio’. Sí parece que ha corregido un poco esta deriva profesional, peeeeero no le vamos a perdonar que durante una entrevista hace unos años en un programa de la televisión australiana, el tío se presentara embolingao (según él, por el jet-lag… claaaaaro) y dijera que tenía una 'gran relación' con las Olsen, insinuando que había tenido algo más que piruletas con ellas. ¡¡¡Por Dios, John, que las has visto crecer!!!!



¿Lo ves? ¿Te ha pasado lo mismo que a John Stamos? ¿No??? ¡Pues eres afortunado!

Si aún no estás convencido, RECUERDA:

1. Tu suerte puede cambiar en cualquier momento, ¡sólo tienes que estar atento para ver a quién extorsionar y cómo!
2. La canción de 'Cherry Coke' mereció mejor suerte que la infecta bebida...
3. ¡NO QUEREMOS SER JOHN STAMOS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario